Planeta Cereza: 2017

·

·

viernes, 23 de junio de 2017

Recetas "de libro": Kougelhopf





Antes de que pusiera el pie en la Alsacia, región francesa que visité recientemente hace unos días con mis amigas, ya sabía que a mi vuelta, la primera de las recetas que haría para publicar en el blog, digo la primera porque serán más de una, iba a ser el Kougelhopf, este bizcocho típico de la Alsacia, del sur de Alemania, Austria, Suiza o Bohemia, el cual se conoce por distintos nombres según el idioma, algunos para mí impronunciables: gugelhupf, gugelhopf o rodonkuchen, en alemán, kouglof, kugelopf, kugelhopf o kougelhopf, en francés, bábovka en checo.... Lo probé allí y fue lo que terminó de convencerme. Es un pastel navideño pero lo hacen y venden en cualquier época del año. A mí todos estos bizcochitos que tiran de espaldas del olor a mantequilla me encantan, y este en concreto está pero que muy bueno. Es una especie de pan dulce pero poco dulce, algo entre el brioche y el panettone, aunque no tiene nada que ver con ellos, a mi entender.

También antes de ir allí, ya había estado investigando un poco acerca del destino de este viaje que nos hemos regalado a nosotras mismas mi grupo de chicas por nuestro cumpleaños: sitios que visitar, rutas para recorrer, qué comer, qué beber, qué comprar... y justo ahí en el apartado "shopping" aparecía, como algo muy común, el molde para hornear un kougelhopf. Preciosos todos los que vi en fotos antes de llegar, de cerámica o terracota, en forma de corona, de muchos colores y bellamente decorados. Quiero uno, claro !!  ¿¿ Y como me lo traigo ?? Bueno, ya veremos. 






Una vez allí difícil fue, para empezar, decidir sobre el modelo y el tamaño. Desde 14 euros el pequeño, que es demasiado pequeño, como para una ración individual, hasta unos 60 euros el grande aunque por unos 40 había algunos bien bonitos. Sobre el color me decido por el rojo, porque allí casi todo es blanco y rojo. Dejo momentáneamente el tema aparcado y me pongo a buscar la receta que por lo que veo está por todos lados, impresa en paños de cocina de esos que tienen en las tiendas de souvenirs, en mantelitos individuales de plástico, en postales o en libros de repostería alsaciana que se pueden encontrar en la mayoría de las tiendas. Decido comprar un libro y un paño de cocina. Seguramente cuando regrese tire también de google y haga un refrito de todo lo que encuentre.








Este libro "La Pâtiserie Alsacienne: 46 recettes authentiques", de Blancs Sapins, lo adquirí en una tienda céntrica de Colmar, de esas que tienen de todo, y lo elegí por varios motivos: primero porque leí por encima la receta y me pareció fácil, a pesar de que no tengo ni idea de francés y no alcanzo a decir más de cuatro palabras (y cuatro muchas me parecen); también porque me pareció que tenía muchas y apetecibles recetas; es pequeñito y no pesa, por lo del equipaje que no iba a facturar; tiene bonitas fotos y solo me costó 5.95 euros. Y además el kougelhopf en portada !! La verdad es que en los cuatro días que hemos estado por la Alsacia y la Selva Negra no lo hemos hecho nada mal y hemos probado un montón de dulces (como eran compartidos no te da tanto remordimiento): el kougelhopf, el croissant, el brioche, el pain au chocolat, los bretzels, el pain d'épices, la tarta de manzana, unas galletas spéculoos, creps, el coulant de caramelo... todo buenísimo, impresionante, y el olor a mantequilla y bollo recién horneado que salía de algunos establecimientos e impregnaba las calles, indescriptible !!









En cualquier ocasión en la que voy a preparar una receta, o en esta misma en la que voy a realizar este "bollo", cuando comienzo a informarme en google sobre el origen de este o aquel postre, pastel o lo que se tercie, y me encuentro muchas diferencias sobre procedencia, historia, siglo, ingredientes, formas de elaboración, tiempos de horneado etc... me da mucha pereza escribir sobre ello porque requiere casi un trabajo de investigación que lleva su tiempo y casi nunca, por no decir nunca, tienes la seguridad de estar en lo cierto, sobre todo cuando encuentras demasiadas y acusadas diferencias. Experimento siempre un poco con las recetas que me voy encontrando y al final acabo encontrándole el punto y disfrutándolo al comerlo sin importarme mucho ni de donde ni de cuando viene. En el caso del Kougelhopf, que es la primera vez que lo hago y que tengo que perfeccionarlo mucho todavía,  me quedo con la anécdota resumida sobre su origen que cuenta que los Reyes Magos, en su regreso a Oriente, pasaron por Ribeauvillé, un precioso pueblo de la Alsacia, de la ruta de los vinos o de los pueblos floridos, que también visité y en donde ellos crearon este pastel con forma de turbante para agradecer a un pastelero artesano, de nombre Kugel, la hospitalidad que tuvo con ellos. Es una historia chula !! no necesito saber mucho más.

Tengo que decir que al final no me compré el molde del Kougelhopf en la Alsacia por dos razones: una porque no podía traérmelo ni en la maleta ni en el bolso y la otra, porque recordaba vagamente tener uno metálico igual o parecido que compré una vez en los supermercados Lidl, que son alemanes. Así que le busqué y este es el que he empleado, y con esta receta esto es lo que ha resultado. Creo que es un poco grande para estas medidas y aunque la masa subió bien en los levados después no ha llegado hasta arriba del molde para formar la base del pastel. Y la forma del dibujo del molde es muy suave por lo que las acanaladuras se marcan poco, hay muchos otros pasteles elaborados en los que se aprecian muy bien los surcos. Es posible que lo haya desmoldado un poco antes de tiempo, no sé. No ha quedado con la forma esperada, aunque sí con el sabor, pero quizá sea todo esto una buena excusa para volver allí a comprar uno mejor.








Para la elaboración del kougelhopf he seguido la receta que viene en el libro pero la he modificado un poco. He realizado un fermento tal como pone en el paño de cocina, he utilizado harina de fuerza, levadura fresca de panadero en vez de levadura de cerveza, he utilizado la mitad de las pasas, porque no me van mucho, las he hidratado en licor casero de cerezas y he usado amasadora eléctrica.



KOUGELHOPF





Ingredientes:

- 500 harina normal o de fuerza (separar de aquí 2 o 3 cucharadas para el fermento)
- 2 huevos grandes
- 200 gramos de mantequilla
- 200 mililitros de leche (100 más 100)
- 80 gramos de azúcar
- 1/2 cucharadita de sal
- 25 gramos de levadura fresca de panadero
- 50 gramos de uvas pasas (100 en la receta)
- Un chorrito de ron o kirsch de cerezas
- Almendras (17 almendras crudas enteras en mi caso)
- Azúcar glass para decorar.





Previamente a elaborar la masa del kougelhopf vamos a hidratar unas uvas pasas y a hacer un fermento.

1. Se ponen a remojo en un bol pequeño o cuenco las pasas con un poco de agua tibia o un chorrito de ron o kirsch de cerezas como mínimo una hora o desde el día antes. A pesar de que me traje de la Selva Negra un par de botellitas pequeñas del licor de cerezas utilicé un licor casero que podéis ver aquí en la receta del tiramisú de cerezas. En principio el jugo de la maceración no se echa a la masa aunque he leído en alguna receta que algunos si lo han incorporado.

2. En un bol también pequeño deshacer la levadura en 100 mililitros de leche templada, incorporar 2 o 3 cucharadas de harina, remover bien y dejarlo reposar hasta que doble el volumen el fermento.

3. En otro bol, esta vez mediano, poner la mantequilla a temperatura ambiente cortada a trocitos y añadir el resto de la leche, es decir los otros 100 ml., el azúcar y la sal. Mezclar bien y reservarla.

4. Cuando el fermento esté listo para su utilización, empezamos a elaborar la masa. Poner en el bol grande la harina y hacer un hoyo en el medio. Añadir los dos huevos y mezclar con la espátula de silicona al principio. Amasar la mezcla con la maquina amasadora durante unos minutos, unos 10 o 15. 

5. Incorporar la mezcla de mantequilla, leche, azúcar y sal. Seguir amasando otros tantos minutos más hasta ligar bien todos los ingredientes y que se quede una masa homogénea que se despegue bien del bol.

6. Añadir el fermento y mezclar bien. A continuación las uvas pasas escurridas y mezclar también o amasar un poco para repartirlas por toda la masa. 

7. La masa es un poco pegajosa para manipularla pero te puedes ayudar de harina o mantequilla para formar una bola. Dejar dentro del bol, tapar con un paño o film y esperar que leve una hora o dos. 

8. Pasado ese tiempo de levado, engrasar con mantequilla el molde y disponer en el fondo, en las hendiduras de la forma del molde una almendra en cada surco. Con cuidado poner la masa dentro del molde. Tapar de nuevo para que realice un segundo levado.

9. Cuando haya subido y alcanzado el borde del molde, introducir en el horno precalentado a 180 grados y hornear durante 45/50 minutos. A mi no me ha subido tanto como para alcanzar el borde. O el molde es muy grande o hay poca masa. Y los levados han sido correctos, pero no ha salido la forma como de pie de la corona tan característica. Parece que le falta un trozo !!

10. Dejar templar dentro del molde unos minutos. Desmoldar, enfriar y decorar con azúcar glass.


Bonne Dégustation !!







Si te ha gustado esta entrada puedes comentar, compartirme en tus redes sociales con los botones de aquí abajo o regalarme un "megusta". Aún no sigues mi página de facebook ??

GRACIAS !!



viernes, 26 de mayo de 2017

A vueltas con la gravedad. Nueva playlist.





Alguno quizá habréis notado (siempre y cuando, claro está, le hayáis dado al play del reproductor que aparece arriba en la pantalla) que desde hace unos días, la música que suena en el blog es distinta. Sí, he cambiado la playlist que sonaba de Markéta Irglová por otra y he sustituido las preciosas canciones de esta compositora, instrumentista e interprete checa, que llevaban ya sonando un par de años (como pasa el tiempo de rápido !!) no por una nueva selección de canciones sino por la playlist que puse al principio cuando empecé a publicar el blog. Tiene su explicación.



Markéta Irglová



La semana pasada, o mejor dicho la anterior, haciendo limpieza de archivos en el ordenador, casi tiro a la papelera el que contenía la lista con las url y los códigos html de las canciones que elegí en su día para poner música al blog que aun tenía de momento solo apuntado en mi cabeza. Yo quería tener desde hace un tiempo un blog, mucha gente lo sabe, y en mi mente estaba medio ideado. No era todavía un blog de color rosa cereza, como finalmente resultó, aunque sí iba a ser "así o asá" y contener "esto o lo otro", pero lo que sí que tenía claro que sería un blog con música, para mí esto era importante porque quería que sonase música de fondo si así lo deseaba el lector. Por ello me puse a seleccionar canciones que me gustaban, muchas al principio de mis preferidas, otras no favoritas pero igualmente preciosas, y después según fuese surgiendo. La idea era cambiar de playlist regularmente, o más bien frecuentemente, e ir sustituyéndola por otra que, a parte de bonita, fundamental, fuese significativa para mí: mis grupos preferidos, conciertos a los que fuera asistiendo, música de fondo que me pongo para estudiar o dibujar, la que pongo cuando quiero cantar etc.. Pero ocurre luego que de lo que uno piensa hacer a lo que realmente hace va todo un mundo y se pasan los días muy deprisa, y todo lleva su tiempo, y no tengo tanto tiempo como creo, y creo que ocupaciones y distracciones me sobran. He descuidado sin querer este aspecto del blog que era tan importante, por eso vuelvo al principio donde empecé con la playlist de la primera música que seleccioné en el inicio de esta aventura, y es por esta razón y por otra más.


De las 44 canciones que recopilé, lógicamente tenía que hacer otra selección más pequeña, ¿¿ Quién se iba a quedar leyendo mi blog el tiempo que duran 44 canciones ?? Ni siquiera yo. Así que dije: la primera Gravity de Sara Bareilles, por su título, que queda muy bien aquí, y por lo bonita que es; la segunda la de Amanda Seyfried, por su voz y por lo bien que canta; el tercero puesto será para la maravillosa versión que ha hecho Gabrielle Aplin del tema de Frankie Goes to Hollywood "The power of love", por tener el mejor mensaje de todas "Haz del amor tu meta" (esta, que es era de "mis tiempos", me encantaba y la nueva versión también, preciosa !!) a partir de aquí las que mejor calidad de sonido tengan... Decía Sara Bareilles en Gravity, basandose en una angustiosa experiencia personal, algo así como "Algo siempre me trae de vuelta a ti... Dejame en libertad, déjame ser, no quiero caer otro momento en tu gravedad" (Something always brings me back to you ...  Set me free, leave me be, I don't want to fall another moment into your gravity). Todas me gustan, la verdad, por una cosa u otra. Algo me trae de vuelta a ellas. Sin angustias, eso sí.






Paralelamente a esta anécdota que he contado sobre la limpieza de archivos en la que casi me quedo sin la primera de mis playlist, resulta que emiten justo hace dos fines de semana el Festival de la Canción de Eurovisión 2017. A mí y a mis hijos nos encanta este festival, por lo que siempre, si podemos, lo vemos, con palomitas de maíz y todo. Este año además fui comentando todas las actuaciones y todas las canciones en un grupo de whatsapp con unas amigas. Divertidísimo !! Una de las participaciones que más me gustaron, y ya sé que me gusta lo que no suele gustar a nadie, fue la del intérprete de Chipre, Hovig, quien quedó finalmente en el puesto 21 de 26, con una moderna canción llamada también Gravity (sí, sí, a mí también me recuerda a otra, pero eso no quita para que me gustase, la canción y el cantante, y les dijese a mis amigas "yo voto por esta, y por este, y me dejaría caer en sus brazos. Mañana pongo en mi blog una antigua playlist que empieza con otra Gravity. Sí, eso haré"). Solo he tardado quince días en ponerme a ello y escribirlo.



Déjame ser tus alas
Cuando estés volando alto
Te voy a elevar a lo más alto, hasta tocar el cielo
Te atraparé cuando caigas
Cuando vayas en caída libre
Déjame ser, ser tu gravedad
No importa a donde vayas
No importa donde estés
Donde sea que el viento sople
Déjame ser tu gravedad



Y esto que acabo de escribir es lo que canta, contrariamente a Sara Bareilles, Hovig en su Gravity "Let me be your gravity". Lo de siempre, uno que quiere y el otro que no. Él que quiere, insistente; ella angustiada, que no. Dos personas cantando en dos momentos y espacios diferentes, dos cantantes que he relacionado caprichosamente por el título de una de sus canciones, dos cuerpos no celestes que he imaginado atrayéndose mutuamente, intentando desafiar la Ley de la Gravitación Universal y queriendo llevarle la contraria a Newton cuando aseguró que la gravedad era la fuerza básica y fundamental del Universo. Una bobada que se me acaba de ocurrir.










Tonterías aparte, no creo que nadie se me tire al cuello porque quite a Markéta Irglová del reproductor, aunque sé de algunos que me han dicho que la ponen para que suene porque les gusta, independientemente de que lean o no. Voy a dejar durante unos días un enlace activo por si alguno quiere seguir escuchándola. Me da pena quitarla porque me encanta la voz tan especial que tiene Marketa, su manera de cantar y su estilo indie folk o folk pop, no sé bien como lo califican, pero la guardo por si algún día también vuelvo a ella. Me acuerdo perfectamente cuando puse la música de Marketa Irglova en el blog. Fue un verano, en agosto, justo después de ver la película "Begin again" del director irlandés John Carney. Había visto anteriormente otra película suya que me encantó "Once". Markéta actuaba, interpretando a una vendedora ambulante de flores, coprotagonizando la cinta junto a Glen Hansard, quien compuso la mayor parte de la banda sonora y con quien consiguió el Oscar a la mejor canción en 2007 con "Falling slowly", precioso tema !! (Después vería "Sing Street" y curiosamente mientras estoy redactando esta entrada están poniéndola en la tele, en un canal de Movistar). Pincha aquí para volver a escuchar a Markéta Irglová o para descubrirla si es que no la escuchaste nunca.









Si te ha gustado esta entrada puedes comentar, compartirme en tus redes sociales con los botones de aquí abajo o regalarme un "megusta". Aún no sigues mi página de facebook ??

GRACIAS !!


viernes, 28 de abril de 2017

Comer cerezas con los ojos cerrados...





Desde el primer momento que comencé a publicar mi blog “Planeta Cereza”, un montón de buenos amigos empezaron a hacerme llegar, con la mejor de sus intenciones, todo tipo de cosas y curiosidades referentes de alguna manera a cualquiera de estas dos palabras, planeta o cereza, cosa que me encanta y que agradezco enormemente. Puede ser cualquier cosa que ellos hayan encontrado “por ahí”: una imagen, un objeto rosa, una foto de unas cerezas, una noticia planetaria o cósmica... algo que siempre acompañan todos con un “me acordé de ti”.

Justo ayer me llegó esta publicación: “El ladrón de cerebros. Comer cerezas con los ojos cerrados” (gracias, gracias “XLIX”) un libro con muy buena pinta que hizo que me acostase muy tarde sin poder parar de leerlo y que hoy me caiga de sueño. No importa, tengo 4 días de vacaciones por delante, para dormir, descansar y también para terminarlo. Evidentemente no puedo hacer todavía para este blog una reseña del libro, porque apenas llevo unos pocos capítulos, y ni siquiera sé si la haría bien, por desconocimiento de muchas cosas, pero seguro que si la hago, cuando la haga, antes me habré leído alguna otra publicación del autor, porque ya estoy impaciente por terminar y empezar cualquiera de los otros libros que acabo de descubrir que tiene. El libro que simplemente recomiendo hoy, y al que ya estoy más que enganchada, en nada tiene que ver con el que recomendaba hace unos días en Facebook (a mí me gustan cosas muy dispares como puede comprobarse) y tampoco con las cerezas en sí mismas, aunque comience el primer capítulo con la descripción del proceso digestivo que tiene lugar al comer una fruta, sino en parte con el concepto “CHERRY PICKING DATA” o falacia de evidencia incompleta, es decir, elegir la parte de los datos que nos dan la razón, coger solo aquellos que nos interesan para apoyar nuestra postura ignorando las evidencias que nos contradicen, al igual que un agricultor nos muestra sus mejores cerezas cosechadas y no las malas y con ello parezca que solo ha cosechado cerezas buenas, de aquí el término.







El "ladrón de cerebros", el alter ego del escritor y divulgador científico Pere Estupinyà, se dedica a recorrer el mundo “robando trocitos de conocimiento” a las mentes científicas más brillantes y a escribir sobre ciencia como excusa para poder aprenderla, según el mismo Estupinyà dice en su página web (pinchando aquí podéis encontrar más información sobre él, sus conferencias, libros etc.. o leer el primer capítulo de “El ladrón de cerebros. Comer cerezas con los ojos cerrados”). El ladrón de cerebros también dice otra cosa muy interesante: "Hoy en día hay tantos datos que puedes demostrar lo que te de la gana", o sea, puedes argumentar algo apoyándote solo en algunos datos sin conocer o ignorando la evidencia completa, o hacer una selección aleatoria de datos para reafirmar una hipótesis (cherry picking data). Sobre su libro dice que está escrito "desde la emoción del asombro" y en él resalta la importancia que tiene la ciencia y el pensamiento crítico en nuestras vidas: La ciencia es comer cerezas con los ojos cerrados, y la mente abierta.

Pere Estupinyà (Tortosa, 1974) estudió química y bioquímica y ha trabajado para distintas empresas internacionales, pero es al campo de la divulgación científica en distintos medios audiovisuales a lo que se ha entregado con pasión en los últimos años. Conferenciante, colaborador en radio, presentador, guionista, editor y director en televisión... El ladrón de cerebros. Compartiendo el conocimiento científico de las mentes más brillantes (Debate, 2010), S=EX^2. La ciencia del sexo (Debate, 2013) o El ladrón de cerebros. Comer cerezas con los ojos cerrados  (Debate, 2016) son algunos de sus libros más conocidos.



Foto: Twitter @Perestupinya



EL LADRÓN DE CEREBROS. COMER CEREZAS CON LOS OJOS CERRADOS.
Pere Estupinyà.
Ed. Debate
Madrid, 2016
336 págs.
ISBN-13: 978-8499926162



Me permito hacer un copia y pega de un trocito de la introducción del libro que me ha gustado mucho y con ello animo a continuar con esta interesante lectura:

“En este libro te invito a un tour científico por los últimos avances de la neurociencia, la genética, la cosmología, la medicina, la psicología y las investigaciones que nos ofrecen útiles recomendaciones para mejorar nuestro bienestar físico y espiritual. Pero confieso que me gustaría que cumpliera otro gran objetivo además de ayudarte a aprender cosas nuevas: me encantaría que te incitara a abrir de verdad tu mente a la ciencia; que te impregnaras no sólo de sus conocimientos, sino también de su manera de pensar. A lo largo de esta obra te voy a sugerir encarecidamente que despliegues tu sentido científico. Lo hago porque estoy convencido de que la ciencia te permitirá desarrollar un pensamiento más crítico con el que elaborar hipótesis, analizar en qué puede estar traicionándonos nuestra imaginación, valorar el cambio de opinión como algo tremendamente positivo y ayudarnos a conocernos mucho mejor, evitar engaños y tomar decisiones personales y profesionales mucho más fundamentadas. Una mente cerrada es la que cree, no la que duda.

De ninguna manera, esta lógica debe impedir que nos dejemos llevar por las emociones irracionales cuando esto nos haga más felices. La ciencia no debe tomarse como una doctrina. Pero estoy convencido de que pensar científicamente nos puede ayudar en nuestro día a día, inspirarnos cuando nos descubre nuevos mundos casi poéticos, y sin duda significa tener una mente más abierta que la dogmática aferrada a las creencias y resistente a cambiar de opinión. La ciencia escucha, cierra los ojos al comer las cerezas y luego decide. Si frente a un cesto de cerezas tempranas o picadas buscas la más madura y reluciente para justificar que son buenísimas, no estarás actuando científicamente. La ciencia no sólo implica experimentar, sino también —más importante incluso y mucho más difícil— interpretar objetivamente los resultados e información de la que dispongas. Comer cerezas con los ojos cerrados y la mente abierta es, en realidad, el gran reto intelectual que te sugiero.”




Si te ha gustado esta entrada puedes comentar, compartirme en tus redes sociales con los botones de aquí abajo o regalarme un "megusta". Aún no sigues mi página de facebook ??

GRACIAS !!

viernes, 31 de marzo de 2017

Guía de la Floración en España 2017





Hace dos días estaba nevando en Madrid y seguramente dentro de otros dos hará un sol de justicia tal que nos haga, como todos los años, pasar de la bota a la chancla en menos de ocho horas, de una día para otro. La primavera, y con primavera me refiero a buen tiempo, suele llegar, como todos los que vivimos aquí sabemos, de repente y sin avisar, pero es justo por ello por lo que es bien recibida por todos, a pesar de las alergias que nos trae de regalo solo a algunos de nosotros. Muchos de los madrileños decimos que no hay primavera aquí, en esta ciudad tan extrema, o que ya no existe, como antaño, y eso que antes de la llegada de los primeros rayos de sol de esta estación nos empiezan a bombardear en la tele con el clásico o tradicional anuncio comercial de unos grandes almacenes que se empeña en recordarnos que sí y que ya ha llegado, aunque esto último sea mentira. Yo caigo en la cuenta de que el invierno se está quedando atrás no con ese solecito que a veces llega inesperadamente, que agradezco, cómo no, y que hace que muchos salgamos, yo la primera, como locos a las terrazas a tomar el aperitivo, sino con las primeras flores florecidas propias de la estación, con las que siempre siento el impulso de sacar el teléfono móvil y sacar unas fotos, normalmente más malas que buenas. Ahí es cuando digo "Ya es primavera en...".






Primavera es sinónimo de flores, de buen tiempo, de color, de luz, también de inestabilidad atmosférica, de más sueño, de picor en los ojos y en la nariz, como me ocurre a mí, de planes, de ganas de abandonar la ciudad. En esta estación, que no es mi favorita, porque lo es el otoño, pero que aún así me encanta, unos disfrutamos Madrid, otros salimos de excursión de fin de semana o unos días de vacaciones que siempre sientan tan bien después de frío invierno, y algunos ambas cosas, porque en Madrid somos muchos, más de tres millones sin contar con turistas o visitantes ocasionales. Pocas veces te encontrarás la Gran Vía de Madrid vacía y aquellos tiempos, en los que en la ciudad durante las vacaciones de Semana Santa o verano aparcabas "en la puerta" o no te encontrabas por la calle un alma, porque las almas con sus correspondientes cuerpos se habían largado al pueblo o a la playa, ya han pasado.

Tengo mi ordenador, y mis otros dispositivos electrónicos, llenos de todas esas fotos que voy haciendo cuando me encuentro una flor bonita y entre ellas he elegido al azar, precediendo a estas cuatro líneas, una fotografía (que seguramente no será la mejor) de unas flores de las miles que he ido acumulando con los años. Teclea en google "primavera madrid" y se llenará tu lista de resultados de cientos de flores (quizá salga alguna foto mía), de planes, a cual más interesante, para disfrutar de esta estación en la ciudad, o de miles de sitios donde tomar las mejores fotografías primaverales.


Crédito: Toprural.com


Si te quedas esta primavera en la ciudad, la mía o la tuya, te puedes hartar de hacer fotos preciosas de plantas florecidas, es lo que tiene que esta estación sea tan bonita. En Madrid, por ejemplo, La Rosaleda del Parque del Oeste, los almendros de la Quinta de los Molinos, El Retiro, El Jardín Botánico... fascinantes parques, jardines y espacios naturales urbanos donde pasear, respirar o, si te pasa lo que a mí, disparar con la cámara. Si por el contrario decides abrirte al entorno rural, abre las páginas de la guía que hoy te comparto y que tan amablemente me han enviado desde el portal Toprural para hacer libre uso de ella (para mí que se han dado cuenta de que me gustan mucho las flores !!). La Guía de la Floración en España en 2017, es una guía fantástica y muy valiosa que tiene en su interior mucha información práctica: escapadas, consejos, rutas, fiestas, actividades, los más atractivos alojamientos y los mejores lugares de España donde contemplar y disfrutar de la floración de muchas especies. Podrás leer artículos más que interesantes y podrás ver las mejores zonas donde florecen, por ejemplo, almendros y cerezos (de ellos ya he hablado muchas veces por aquí, es pasión lo que siento al verlos); los coloridos campos de amapolas; encontrar donde puedes emborracharte con el inconfundible olor de las flores de azahar o donde localizar las 8.000 variedades de camelias que florecen en Galicia; enterarte por qué los campos de girasol son curiosamente un reclamo para el turista japonés... y mucho más. Y se me olvidaba: no hace falta irse al sur de Francia a buscar campos de lavanda pues no solo florece en la Provenza sino aquí al lado, en la Alcarria, donde además se organiza un festival anual, y por otro lado, una zona muy querida por mí, la Sierra de Gredos se tiñe en primavera del maravilloso color amarillo de los piornos. Es tan bonito !!



Crédito: Toprural.com



Leedla, elegid sitio y a disfrutar todos del magnífico espectáculo que nos ofrece la naturaleza. Que no me entere yo que no reserváis unos días para hacer el mejor de los planes. En Madrid o en cualquier sitio (se me acaba de venir a la cabeza la canción de Manolo Escobar "... y vivan, los cuatro puntos cardinales de mi patria. Que vivan! los cuatro juntos"... que tontería !!) Primavera hay en todos los sitios, y flores también. Si no es este fin de semana, el que viene, o el otro, o cuando sea. Afortunadamente las especies florecen también durante las otras estaciones. Que haríamos nueve meses sin flores !! Solo faltaba.



Crédito: Toprural.com

Crédito: Toprural.com

Crédito: Toprural.com

Crédito: Toprural.com

Crédito: Toprural.com



Pincha aquí si quieres bichear la página de Toprural, el portal experto en turismo rural.
Y aquí si quieres acceder directamente a la Guía de la Floración en España en 2017.



Si te ha gustado esta entrada puedes comentar, compartirme en tus redes sociales con los botones de aquí abajo o regalarme un "megusta". Aún no sigues mi página de facebook ??

GRACIAS !!


miércoles, 15 de marzo de 2017

Rincones. La Quinta de Torre Arias





Quizá no sea esta imagen de la bicicleta verde la más significativa de todas cuanto puedan tomarse en la Quinta de Torre Arias ni la que más identifique a esta aun desconocida finca, pero sí es una de las más fotografiadas o por lo menos donde más veo que se entretienen las pocas personas que me cruzo casi a diario cuando paseo por este bonito jardín, en los tiempos libres que me permite mi jornada laboral. Seguramente sea así no por ser lo mejor que te encuentres dentro de esta enorme y fantástica quinta, no, es un jardín maravilloso y una finca peculiar, sino por pintoresca y llamativa, con ese precioso color verde o por estar situada en un pequeño rinconcito a modo de parking de bicis que hay a la derecha a pocos metros tras pasar la puerta de entrada a la finca. 










Este mini aparcamiento donde se encuentra la fotografiada bici verde, con cabida para pocas bicicletas, cuatro o cinco, es de momento suficiente entre diario. Digo justo esto: "de momento" y "entre diario", pues por lo que me ha contado uno de los vigilantes del lugar, el fin de semana la cosa cambia bastante y muchas de las personas de la gran cantidad que se acercan a ver estos días los almendros florecidos de la vecina Quinta de  los Molinos, se pasan también por esta dando un pequeño paseo de pocos metros por la madrileña calle de Alcalá. 

Como parque histórico, la Quinta de Torre Arias tiene normas de uso: no perros, no niños solos, no hacer fuego, no salirse de los caminos (esto es casi imposible de cumplir)... y entre ellas también está la de no montar en bicicleta. Puedes pasarla al recinto y aparcarla, o llevarla contigo sin montar en ella. Puedes también hacer running (yo lo pregunté y lo hago algunas veces) sin embargo reconozco que lo que más me gusta es andar, pasear sola por el precioso jardín, con música o sin música; andar una hora, deprisa o despacio, observando flores y otras plantas; sentarme un rato, con libro o sin libro, en silencio; respirar los olores de la primavera que va llegando; hacer unas cuantas fotos, con sol o sin sol (las podéis ver aquí) porque en este mes en el que, a excepción de los lunes en los que está cerrado, voy casi todos los días, ha habido de todo, frío, sol, lluvia o aire, como corresponde a estas alturas del año, y haga una cosa o haga otra, pasar en definitiva un momento realmente placentero en el que apenas me cruzo a 5 o 6 personas, el día que más, en todo el tiempo, algo que hace relativamente poco no pensé que podría ocurrir. Ya me estoy adelantando e imaginando el otoño buscando alguna que otra seta, he leído que ya hay un estudio micológico en curso que ha constatado 30 nuevas especies.








Hace apenas 4 meses que la Quinta de Torre Arias se abrió al público y solo uno desde que yo la frecuento. Pero esta apertura es una apertura parcial: algunas construcciones están valladas y algunas partes de jardín también. A determinadas zonas no se tiene acceso y otras solo las puedes ver a distancia. Tanto el palacio como el jardín se encuentran en restauración. En la fotografía que muestra el plano de la quinta con todas sus dependencias y zonas, se puede ver el recorrido que se puede pasear delimitado por una línea de puntos. La finca consta de palacio y muchas dependencias: vaquería, matadero, invernadero..., estanques, pozos, fuentes, zona de huertas, arboles de diferentes especies como encinas, pinos, almendros, tilos... muchas de las construcciones están en mal estado y hay zonas peligrosas de riesgo que se han vallado, es por eso que todavía no se pueda pasear por la totalidad de su superficie. Aunque las asociaciones vecinales del distrito y plataformas constituidas para recuperar la finca para los ciudadanos han hecho mucho ruido al reivindicar la finca como espacio verde público tras el intento demolición y de privatización del anterior gobierno municipal, para algunos madrileños que viven algo alejados de este distrito de San Blas-Canillejas, la quinta es totalmente desconocida y para otros, como yo y como algún oficinista más de la zona, que llevamos pasando a diario por delante de su puerta y asomamos un día  la cabeza por ella intrigados, se ha convertido de repente en un refugio de paz donde desconectar por un rato.

La Quinta de Torre Arias tiene mas de 400 años de historia. Es una finca histórica de finales del siglo XVI (1580) que fue finca agropecuaria y de recreo y perteneció a la condesa de Torre Arias, Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno Seebacher, hasta su muerte en 2012, quien la heredó de su padre, Alfonso Pérez de Guzmán el Bueno Salabert, VII conde de Torre Arias, como Quinta de Canillejas junto con el título nobiliario y quien la cedió al Ayuntamiento de Madrid al morir sin descendientes. Sobre su interesante historia, sobre la guerra que han mantenido consistorio y vecinos y sobre los planes de futuro puedes leer pinchando aquí aquí. Su entrada se encuentra a escasos metros de la boca de metro de Torre Arias. Durante mucho tiempo solo he visto de ella la copa de los árboles y el reloj de la torre de la fachada principal del palacio y la he adivinado tras la fea y larga tapia pintarrojeada que he descubierto después apuntalada por el otro lado. En conjunto me resulta una finca magnífica, un lugar sorprendente, misterioso y fantástico, un jardín delicioso, solitario. Su apertura el 27 de noviembre pasado levantó mucha expectación y a su inauguración asistieron unas 2000 personas a pesar del mal tiempo. Ahora en marzo cierra todavía pronto, a las 17:30, y no abre los lunes por logística de las obras, pero merece la pena acercarse un par de horas a conocerla porque es realmente una joya en todos los sentidos.

































QUINTA DE TORRE ARIAS.
Calle Alcalá, nº 551 - Madrid
Metro Torre Arias, Línea 5

Horario:
- 1 de octubre a 31 de marzo: de 10:00 a 17:30 h.
- 1 de abril a 30 de septiembre: de 10:00 a 20:30 h.
Lunes cerrado.



Todas las fotografías pertenecen a Planeta Cereza.

Si te ha gustado esta entrada puedes comentar, compartirme en tus redes sociales con los botones de aquí abajo o regalarme un "megusta". Aún no sigues mi página de facebook ??

GRACIAS !!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...